MENTES/NATURALEZA

vril V2-Rocket Nazi UFO Haunebu isolde-500x332

Algunos episodios de la Historia despiertan un enorme interés en todos los campos del conocimiento. Quizá el mayor ejemplo de esto sea la Alemania Nazi. El Tercer Reich, el régimen dictatorial impuesto en Alemania por Aldolf Hitler, se estudia con mucha atención en ciencias: su programa atómico – y su búsqueda de una bomba de este tipo –, sus avances – terroríficos muchos de ellos – en química con la intención de crear armas, como las empleadas en los campos de concentración… y según una publicación reciente, su programa de armas biológicas, que hasta ahora no se sabía que existía.

Nazi-621 DEJA-VU-cover 2723057_orig avrocar FILE PHOTO: 70 Years Since The V-2 Rocket First Flew

El objetivo de este programa de investigación era determinar qué especie de mosquito podría usarse para bombardear poblaciones enemigas. La idea era emplear alguno de los muchos mosquitos Anopheles sp. que se conocen, que pudiese sobrevivir durante un periodo relativamente largo de tiempo sin agua ni comida, y lanzarlo sobre poblaciones civiles.

[Te puede interesar: El mito de los ovnis contruidos por los nazis]

Pero, ¿por qué mosquitos? Las picaduras de estos insectos pueden ser molestas, pero existen organismos mucho más dañinos. Salvo que recordemos que los mosquitos del género Anopheles son vectores de la malaria, un parásito realmente agresivo. Y en el fondo esta era la idea, desatar una epidemia de malaria sobre zonas difíciles de conquistar, para debilitar a los enemigos

fedd0946519138bf787eabe20095b05f_article.

Hay un par de cuestiones curiosas que comentar sobre este estudio. La primera es que, aunque algunos investigadores e historiadores consideraban probable que los nazis tuviesen un programa de armas biológicas, la mayoría de los expertos lo descartaban.

Entre sus muchas contradicciones e incongruencias, una muy famosa de Hitler era su amor por los animales. El mismo dictador al que no le temblaba la mano para proponer el genocidio de poblaciones enteras de seres humanos dictó algunas de las leyes de conservación y protección animal más avanzadas de su época. Y en el caso de las armas biológicas, llegó a prohibirlas.

Entonces, ¿cómo se ha llegado a esta conclusión? Ahí es donde entra la segunda cuestión curiosa del estudio. Las conclusiones se han basado en un estudio pormenorizado de una ingente cantidad de documentos, tanto de la época del Tercer Reich como de los tiempos posteriores.

PENTAX Image image001a bombanazi_joos_carbono 570ab4ad17581d9938783bd70ce39973b1207a41

Las SS, la élite militar del Partido Nazi, contaban con un instituto de entomología, la rama de la biología que se encarga de los insectos. En teoría su función era la de estudiar cómo evitar plagas que arrasaban con cultivos, para asegurar el flujo de comida de la población germana y especialmente de sus tropas.

Pero también se encargaba de estudios sobre plagas de chinches, garrapatas y pulgas que aquejaban tanto a los soldados en el frente como a los cautivos de los campos de trabajo – en los campos de concentración no les preocupaba tanto, como era previsible-.

Con estos datos, no parecía que hubiese ningún objetivo oculto. Hasta que uno descubre dónde estaba la sede de este instituto: el campo de concentración de Dachau. Y otro dos hechos más. En aquella época, Alemania ya contaba con varios institutos entomológicos muy respetados. Curiosamente el director del centro de las SS, Eduard May, no pertenecía a ninguno de ellos, y no contaba con un brillante currículo como investigador. Sí como miembro del Partido Nazi, sin embargo, algo que le granjeó la posición que tuvo.

ORIGINAL PEENEMUENDE TEAM nazismo-43 3288740079FCB367

[Te puede interesar: Cuando el mando de la Wehrmacht proporcionó metanfetaminas a sus soldados]

Además, en Dachau se llevaron a cabo varios experimentos con sujetos humanos. Una parte de la población reclusa fue inoculada con malaria, para comprobar su efecto sobre personas infra-alimentadas, y su comportamiento epidemiológico.

aHhNnJ6poL Atomic_cloud_over_Hiroshima sobrev

Sumando todos los datos, los investigadores tienen la firme convicción de que el Instituto de Entomología de las SS constituyó el primer paso hacia el desarrollo de armamento biológico por parte de la Alemania Nazi. Por suerte, nunca llegaron a poner a punto sus bombas ni utilizarlas.

Fuente que utilizo:

http://es.noticias.yahoo.com

 

timthumb Reinaldo-charger-rt-floor8-600-J ra

En nuestra sociedad existe una tendencia hacia la búsqueda de sistemas de identificación de las personas cada vez más precisos. Y al mismo tiempo, que sean poco intrusivos y que no despierten desconfianza en la gente. Con esta idea en mente, un equipo de investigación ha desarrollado un método que permite identificarnos por nuestro olor corporal.

Es cierto que el desarrollo de este tipo de tecnologías despierta sentimientos encontrados. Por una parte, todos – o casi todos – estamos interesados en evitar robos de identidad y situaciones similares. Pero a nadie – o casi nadie – le gustan los avances hacia un “Gran Hermano” orwelliano que controle todos nuestros pasos.

7f607c60-1aa6-4f64-a41a-5a591cd3cb15_Brooklyn-Decker

5acc5b7b-e2a1-4bdf-afd1-8a6b6c0a702d_Kate-Upton

Para entender las posibles aplicaciones que esta tecnología podría tener, pensemos en un aeropuerto. Para pasar los controles debemos identificarnos, y para ello entregamos documentos de identidad – por ejemplo, un pasaporte – con una fotografía. La identificación se realiza comparando nuestra cara con la de la foto.

pass-met-ceb-012 mini-one-d-ald-automotive-pro-fleet2-129

[Te puede interesar: Falsa confesión: cuando tu cerebro te declara culpable]

Drewdlecam (Flickr, CC)

Desde que se empezaron a realizar las pruebas de identificación por ADN, a principios de los años 90, centenares de personas han salido de la cárcel en EEUU tras demostrarse que no participaron en los delitos por los que les condenaron. Uno de los datos más llamativos es que en algunos de estos casos, incluso de asesinato, los condenados habían confesado el crimen y estaban convencidos de haberlo cometido. Pero fueron víctimas de su propio cerebro y de un fenómeno que se conoce como “falsa confesión“.

59558185-af39-489b-a23d-088036c925d5_Harry-Styles

El problema es que hay muchos factores que entran en juego. El sistema en sí es bueno, pero por ejemplo un cambio de peinado, o en el caso de los hombres dejarse crecer la barba o afeitarla, puede cambiar el rostro y dificultar las identificaciones. Y las fotografías se pueden alterar, por mucho que los nuevos pasaportes sean difíciles de falsificar.

La alternativa lógica sería utilizar las huellas dactilares o un análisis del iris. Ambas técnicas tienen un margen de error muy pequeño, pero resultan muy desagradables. No por ser dolorosas ni cuestiones parecidas. Simplemente, porque las tenemos asociadas con la identificación de criminales, y nos hace sentir muy incómodos. En el caso del iris hay que sumar otro factor, que es el alto coste de los sistemas que se emplean para analizarlo.

15d59ff3ba3d0e10150a170ecd89420e

Así que había que buscar otro método. Y en lo que se pensó fue en el olor corporal. De una manera más “artesanal” ya se venía usando desde hace mucho tiempo: los perros entrenados para búsquedas, bien por parte de la policía o sobre todo en casos de desapariciones y catástrofes, se guían por el olor.

Pero surgía una duda: ¿cómo de fiable sería un sistema basado en el olor corporal? Distintas enfermedades pueden cambiar el olor, y también cambios en la dieta o incluso en el estado de ánimo. No parecía el mejor sistema… salvo que se demostrase lo contrario.

[Te puede interesar: Nuestro olor dice cómo nos sentimos]

Muchas veces, al hablar de la especie humana, recordamos que muchas de nuestras características animales se han ido perdiendo o deteriorando. Por ejemplo, el sentido del olfato. En un gran número de animales la quimioseñalización, o comunicación de mensajes a través de señales olfativas, es muy importante. En cambio, en el ser humano este sentido está muy limitado. Aunque, según se explica en un artículo reciente, menos de lo que nos pensamos.

e580f7ea111137870f4bdba5daa9046d e3af1ea5-afd2-4d29-bb58-758cba1e734a_Olivia-Wilde

Los autores de este trabajo han tratado de demostrar que la quimioseñalización todavía resulta un factor importante en nuestra especie. Y los resultados han sido claros: los seres humanos modificamos la composición de nuestro olor corporal, especialmente el sudor, al enfrentarnos a circunstancias que afectan a nuestro estado de ánimo. También han podido demostrar que, al percibir esos olores, cambia nuestro estado de ánimo.

5c2557ac-bf2d-4ca3-86dc-22c6f5db312a_Madonna 6a242ec1268506955988e6fa7410488e

Que es lo que han llevado a cabo los investigadores. Realizando un seguimiento de 13 voluntarios durante 28 sesiones, han podido comprobar que un sistema de identificación basado en el olor es fiable. No tanto como las huellas dactilares, pero sí a un nivel suficientemente alto como para poderlo aplicar.

En concreto, la tasa de error es del 15%. Lo que quiere decir que en más de ocho de cada diez casos la identificación es correcta. Si a este sistema se le suma el de las fotografías, la posibilidad de que se realicen identificaciones erróneas es muy baja.

6673bd96eb0c92573182ccc1166dfcd5 46_42980_2_mauricio-nizzero df5f00d7e0972915ebd4235989a5473b

También es cierto, y resulta importante comentarlo, que este sistema puede tener una utilidad más. Quizá incluso más interesante que la principal. Los mismos investigadores que la han puesto a punto están trabajando en aplicarla en el diagnóstico de ciertas enfermedades que cambian el olor corporal, como pueden ser el cáncer de colon o la leucemia.

Fuente de:  http://es.noticias.yahoo.com

 

140207083836-large a05df0d66ef1b977f97ad5b49d8083dd

El estudio del cromosoma X en mamíferos – y por lo tanto, en humanos – es complicado. El hecho de que los machos tengan una única copia, mientras que las hembras tienen dos hace que la situación sea complicada. Por esta razón se le ha dejado un poco al margen en muchos estudios genéticos a larga escala.

Sin embargo, la información genética del cromosoma X es muy importante. Principalmente porque puede explicar muchas de las características que dan lugar al dimorfismo sexual, a las diferencias físicas entre hombres y mujeres. El objetivo de un estudio reciente ha sido precisamente ese, estudiar este cromosoma tan particular y comprobar qué podía decirnos sobre estas diferencias.

12459645164_ddb8e940c6

La investigación se ha realizado a gran escala. La cantidad de variantes estudiadas ha sido enorme: 25.000 muestras de individuos del norte de Europa. Y no sólo eso, también el número de características de las que se han obtenido datos es abrumadora. Han cruzado todas las variables a las que han tenido acceso mediante estudios e informes médicos. Desde altura e índice de masa corporal a la presión sanguínea, pasando por la cantidad de pelo.

728486d0-955a-11e3-9acb-c3843716af96_79759_7 746c3290-955a-11e3-96eb-8d623bdefafc_79759_5

[Te puede interesar: Así era el verdadero aspecto de los “hobbits”]

Lógicamente, con tal cantidad de datos han obtenido un sinfín de resultados. Pero los que más han sorprendido tienen que ver con la altura media de las personas. En realidad, con el componente genético que hace que algunas personas estén por debajo de la media en cuanto a esta característica.

En el cromosoma X existe un gen llamado ITM2A, que se encarga del desarrollo de tejido cartilaginoso. De una manera muy simplista podríamos decir que decide la altura máxima de una persona. En realidad hay otros genes implicados, y también factores ambientales, pero este gen juega un papel muy importante en la altura.

Pues bien, en el cromosoma X también hay un gen que regula cuánto se expresa ITM2A. Y una de sus variantes aparece en las personas que se encuentran por debajo de la media en altura. Lo que hace esta variante es hacer que ITM2A se exprese más de lo normal. Y cuanto más se expresa este gen, menor talla tiene el individuo.

7f7bae03496e8c00d9ceb20b34e5017b

[Te puede interesar: Por qué los hombres tienen la nariz más grande que las mujeres]

En hombres este gen está o no está. Si está, el individuo es menor que la media, y la situación es sencilla. En cambio, en mujeres hay más posibilidades. Puede no estar, estar en uno de los cromosomas X o en los dos. Y si está en los dos, los dos funcionan, haciendo que el gen responsable de “hacernos bajitos” se exprese más, provocando que el individuo portador sea aún más bajo.

Se trata de un caso muy concreto, y una situación no demasiado común. Cerca de un tercio de los humanos del norte de Europa tiene este gen, y entre el 1-2% tienen esta secuencia en los dos cromosomas X. Sin embargo, los resultados son muy interesantes, ya que demuestran que parte de las diferencias están en el cromosoma X, y que dependen de cuánto se expresen.

TO 206 La-Venta-4_Fer img_art_12134_4165 Crisis-Alimentaria-7

Los eventos de “El Niño” se van a duplicar

Por  | Apuntes de Naturaleza – jue, 30 ene 2014

El fenómeno climático denominado como El Niño es uno de los más conocidos entre el público general. Y al mismo tiempo uno de losmás difíciles de entender, y por tanto de explicar. Los expertos han llegado a comprenderlo relativamente bien. Pero desde hace tiempo se preguntaban cómo podía afectarle el cambio de temperaturas del planeta.

En un artículo reciente dan la respuesta: sus efectos más devastadores, como las grandes sequías y olas de calor, se harán más comunes. Mucho más comunes, de hecho duplicarán su aparición.

cambio-climatico1 Cambio-climático Cambio-climatico CambioClimatico

[Te puede interesar: Un ambiente cambiante pudo ser el detonante de la evolución humana]

Una forma extremadamente simplificada de explicarlo – y por lo tanto muy poco precisa e incluso parcialmente errónea – es la siguiente. En la zona ecuatorial de la costa este del Océano Pacífico, en torno a Ecuador y el norte de Perú, existe una corriente fría de aguas submarinas conocida como corriente de Humboldt. Si las aguas de la superficie se calientan mucho, se producen una serie de efectos cuando entran en contacto con esta corriente. Como resultado, cambian ciertos patrones en la atmósfera y se produce “El Niño”.

Esta situación se da de manera “erráticamente cíclica”. Esto significa que se da cada cierto tiempo, pero no de manera exacta. En concreto, al menos una vez dentro de un periodo de entre tres y ocho años. Algunos son más fuertes que otros, y más o menos cada 20 años tenemos un “evento extremo”, un periodo especialmente fuerte de “El Niño”.

Esto se traduce en un cambio en los patrones de lluvias. Los veranos de regiones como Australia e Indonesia se vuelven muy secos y calurosos, mientras que en Ecuador y Perú se producen grandes inundaciones y riadas.

Para que se den estos “eventos extremos” las temperaturas de la superficie del Pacífico deben superar los 28º centígrados. El calentamiento de la atmósfera hace que esta circunstancia se dé mucho más a menudo. Según los resultados del estudio, pasaría a ocurrir cada diez años de media. Es decir, pasaría la mitad de tiempo entre un evento extremo y el siguiente.

1024px-Burnt_pine_forest_at_Mount_Macedon_after_the_1983_Ash_Wednesday_bushfires 73225 100322_nairobi2-520x332 148209264

[Te puede interesar: Gaia, la teoría de un organismo llamado Tierra]

Esto tiene un impacto muy importante a nivel ecológico. Los sucesos climáticos extremos afectan al medio natural de una manera muy marcada. Las riadas e inundaciones suelen provocar corrimientos de tierra y afectan en gran medida a los bosques de ribera.

Pero el impacto más grave ocurriría por culpa de las sequías y el aumento de las temperaturas. Los incendios forestales se multiplicarían. Muchos ecosistemas están preparados para este tipo de perturbaciones – de hecho, en muchas ocasiones se habla de vegetaciones pirofíticas, que necesitan del fuego para renovarse y mantener la salud del ecosistema.

Sin embargo, el tiempo que tardan estos ecosistemas en recuperarse es muy largo. Si la frecuencia de olas de calor y sequías se duplica, las especies vegetales que cuentan con estas estrategias no tendrán tiempo para recuperarse antes del siguiente suceso. Y con ellas toda la fauna, con lo que estos hábitats podrían ver reducida su superficie, o incluso llegar a desaparecer de esta región del planeta.

aids-africa 1251925379703_f 1257435076_0

FUENTE QUE UTILIZO:

http://es.noticias.yahoo.com